12 junio 2007

Habitación 102

"El olor de los cubos de basura le golpeó al detener el coche y abrir la puerta. Se forzó a respirar por la boca durante unos segundos, mientras sacaba la bolsa deportiva que llevaba en el maletero. Se la colgó al hombro, sobre la gabardina pasada de moda, e inició el ascenso por unos escalones de piedra que conducían al caserón. “Motel Dickinson”, rezaba la pintura desconchada del cartel junto a los setos. Dos lámparas rústicas arrojaban luz sobre el porche, donde una mecedora se movía al compás de la brisa nocturna. Oprimió el timbre durante un segundo, en cuanto la puerta se abrió con un tenue crujido, se arrepintió de no haber seguido conduciendo.
- ¿Sí?- dijo una mujer al otro lado, sesentona y rechoncha. "

Inicio de un relato que voy a presentar al 11º Taller Literario de la Semana Negra de Gijón. Vuelvo a dejarlo, por su extensión, en MegaUpload; ya sabéis, introducís el código, esperáis a que termine el tiempo y le dais a Free Download.
Y criticáis, claro.

http://www.megaupload.com/es/?d=T7BU171E

3 comentarios:

Ainhoa dijo...

Deberiáis leer este relato, es muy bueno. Y no es que yo sienta debilidad por su autor, que también, aunque todavía puedo mantener mi objetividad (o lo que él llama "mi afilada guillotina") así que, lo dicho, todos a leerlo y a comentarlo.

CACIQUE dijo...

what a darkly personality you show my friend...why don`t you visit my blog...que porqué no visitas mi blog: caciquecomics.blogspot.com, tengo un comic ahí demi autoría llamado SOMBRAS, tal vez te interese

hypatia dijo...

Interesante relato. Podrían hacerse sesudos análisis acerca de la insatisfacción existencial, la inmundicia del entorno o la violencia gratuita, pero, al fin y al cabo, se trata sólo de un tipo envioso porque no puede echar un casquete. ¡Ah! Triste condición humana, tan complejos y tan simples al mismo tiempo.