05 enero 2008

Desde la ventana 03

"Según la valla luminosa de la farmacia de al lado son las cuatro y poco de la mañana, diecisiete (menos tres, que la valla está estropeada) grados. El aire es muy seco y húmedo, agobia. La luz de las farolas es la de siempre, como los edificios, los coches y el cielo de color gris sucio. Lleno y vacío los pulmones de humo mientras suena “Time tonight” en el mp3. A estas horas y habiendo fumado voy un poco más despacio, los pensamientos son muchos y muy rápidos, pero a la vez las sensaciones son más sutiles. En el edificio de enfrente (portal veintinueve, segundo piso), a través de la ventana del, creo, salón, veo a dos personas sentadas en el sofá, jugando a la PlayStation. Los miro unos segundos, uno de los dos es una chica. La ventana casi siempre tiene la persiana bajada, me fijo un poco más. Y me doy cuenta de que yo casi nunca bajo las persianas en el salón, y suelo dejar abierta la ventana. Se me viene a la cabeza “La ventana indiscreta”, pero en seguida termino el cigarillo y me concentro en la música. Cuando se acercan los últimos cuarenta segundos empiezo a reírme. No es tan escandaloso como una carcajada; es sólo algo más que una sonrisa.
Una hora más tarde todo está igual que como lo dejé antes de irme a bucear en YouTube; la misma temperatura, la misma luz, incluso la misma pareja aporreando los mandos de la videoconsola. Enciendo otro cigarro y empiezo a escuchar “Castles made of sand”. Sólo se me ocurre pensar que en realidad no entiendo lo que es la música, es un lenguaje que me resulta totalmente ajeno, me desconcierta. Aun así es maravillosa.
Los pensamientos se esfuman en cuanto cierro la ventana, cuando me concentro en no tropezar a oscuras."

3 comentarios:

Patro dijo...

¿Dejarán de sorprenderme algún día las historias que escribes desde la ventana? Espero que no! Gracias por compartirlo con los demás, besitos!

Conzept Returns dijo...

¿Cómo sabes que juegan a la Playstation y no a la Xbox?
¿Cómo sabes que la valla marca una temperatura equivocada, no puede ser que sea tu termómetro el que esté mal?
Pero sobre todo. ¿Por qué sabes que una de las dos siluetas era una mujer? ¿No podría ser un hombre con el pelo largo? ¿Dónde estabas mirando, so cerdo, para saberlo?
Ojalá tropieces a oscuras.
Y como dicen en los simpsons "Espero que no te tomes muy en serio mi intento por destruirte" jajajaja
Cuídate

Anónimo dijo...

Abajo en la farmacia se vuelcan en la táctica de bajar la temperatura del planeta gracias a unos dispositivos incrustados en los seres mutados por la radioactividad o la actividad industrial. Véase el caso de Avilés con los guáparos, que vacíos de limpieza, bullen de ira.



todo ello para conseguir que tu tengas sensación de frío y te bajes a comprar un frenadol. si, el mismo que anuncian sus compinches por la tele.

Monopolio, capitalismo...


Zeitgeist.



xao compadre.



fonso.